La caries dental infantil.

La identificación de los factores de riesgo en el desarrollo de caries dental infantil (CDI) presenta una problemática muy interesante constituyendo, por lo tanto, un reto para la odontopediatría. Por tal motivo, debe de haber una relación estrecha entre padre, hijo y odontólogo, ya que los tutores serán los que supervisen los hábitos de riesgo sobre sus infantes. Entre los factores de riesgo más destacables se encuentran la poca limpieza dental, la alimentación cariogénica y la baja concentración de flúor.

El plan de tratamiento de la caries aborda en orden de menor a mayor gravedad; las restauraciones convencionales, el tratamiento pulpar y la exodoncia dental. Generalmente se optan por los tratamientos convencionales, aunque también es posible la realización de técnicas restauradoras atraumáticas (TRA). No obstante, consta de limitaciones ya que no se podrá realizar en el caso de existir una patología pulpar.

Finalmente, me gustaría terminar señalando que la cavidad bucal no es una entidad aislada, por lo que sus patologías se extrapolan al área nutricional, cognitiva o respiratoria. La CTI debe de tratarse como un problema de salud pública, haciendo énfasis en programas de prevención y tratamientos preventivos como la aplicación del barniz flúor. Se debe considerar que, en el caso de no tratar a la caries en el periodo de la dentición decidua, esta afectará a la dentición permanente. Curiosamente, el desarrollo de la caries infantil se desarrolla de manera vertiginosa, respecto a la caries adulta. Esto se debe a que dichos dientes no han alcanzado las fases de mineralización completas, resultando ser dientes más susceptibles con una morfología oclusal compleja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *