CVIO

La odontología pediátrica u odontopediatría proporciona cuidados y la prevención necesaria referente a la salud bucodental de bebés y niños hasta la edad adolescente.

Gracias a la odontopediatría mantenemos una boca y dientes en perfectas condiciones para evitar futuros problemas en la edad adulta y tratar la aparición de enfermedades periodontales o gingivales que pueden arrastrarse de la infancia a la edad adulta.
Las afecciones más comunes que se tratan en odontopediatría son las caries y las maloclusiones, pero también se lleva a cabo ortodoncia interceptiva o mantenimiento del espacio dental.

¿Por qué es importante el control odontológico de los niños en el dentista?

El odontopediatra posee un papel fundamental en la salud del niño ya que, de las intervenciones del odontólogo, dependerá la salud del futuro niño adulto. Se diagnostican y tratan patologías como la deglución atípica, la interposición lingual o la común respiración oral. Estas patologías afectan no solo a la fonética sino también al mal desarrollo del crecimiento de la mandíbula y el maxilar. Las afecciones más comunes que se tratan en odontopediatría son las caries y las maloclusiones, aunque también se lleva a cabo la ortodoncia interceptiva o el mantenimiento del espacio dental. Se trata de establecer desde el primer momento una relación positiva dentista-paciente que le acompañe a lo largo de la vida. En esta etapa debemos de estar atentos a posibles hábitos que puedan producir futuras patologías, como es el excesivo uso del chupete.

Preguntas frecuentes de nuestros pacientes

¿Cuándo comenzar a llevar a los niños al dentista? Lo idóneo sería comenzar a llevarlos a la edad de los seis años puesto que es el periodo en el que se produce la salida de los primeros molares. No obstante, desde el momento en el que se produce la salida de los primeros dientes (6 meses), es importante instaurar unos hábitos de higiene y salud bucodental con los que podremos prevenir futuras enfermedades. Enseñarles la importancia de una buena alimentación será también muy importante en este proceso. Nuestro objetivo primordial será evitar la caries infantil.

¿Con qué frecuencia debemos llevarles? La frecuencia con la que asistirá a la clínica dependerá del riesgo que el paciente presente, lo cual se estudia en la primera visita. A diferencia de la caries en dentición permanente, la caries infantil progresa con extrema facilidad sobre la dentición temporal, careciendo de sintomatología o dolor.