El peligro de la ortodoncia online.

Los intentos por tratar de conseguir una perfecta estética dental se remontan a los mil años a. C. Primeramente, el interés se centraba en la alineación de las piezas dentales, olvidando conceptos tan importantes como los tejidos blandos o la oclusión dental. De hecho, la estabilidad del tratamiento dependerá, entre otras cosas, de estos dos elementos. La ortodoncia se moldea según factores biológicos y psicosociales, por lo que habrá que tenerlo presente a la hora de realizar el correcto diagnóstico y elaboración del tratamiento. 

El proceso ortodóntico comienza con la elaboración de un cuidadoso estudio cefalométrico. La cefalometría permite medir con exactitud las alteraciones producidas por los dientes y los maxilares. De esta forma, se ha podido demostrar que muchas maloclusiones de clase II y clase III se debían a alteraciones intermaxilares y no solo a la mala posición dentaria. Si el paciente necesitase realizarse un tratamiento para la caries, una extracción o una limpieza dental, se realizaría al comienzo, ya que el paciente debe presentar en un perfecto estado de salud bucal. 

Es evidente que el concepto de la ortodoncia como especialidad centrada únicamente en la alineación de los dientes irregulares, resulta erróneo y obsoleto. Por esta razón, resulta imposible determinar un tratamiento basándose únicamente en el estudio de fotografías dentales, sin supervisión presencial. Un tratamiento ortodóntico no supervisado puede producir los siguientes efectos: Movilidad dentaria, alteraciones estéticas (por una inadecuada valoración de las estructuras orofaciales), e incluso dolores articulares en la mandíbula. También puede generar recesión de las encías, pérdida dentaria y desgaste dental, dando un aspecto similar al producido por el bruxismo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *